News in Spanish

‘A monster box’

Renato César Baltazar juega con las apariencias y las realidades, con la imaginación infantil y la animación en su filme. A monster box (Toc-toc) es uno de los cortos que participó en la última edición de del JamesonNotodofilmfest.

El Consejo de Seguridad reclama un alto el fuego incondicional en Gaza

El Consejo de Seguridad de la ONU ha reclamado este lunes a israelíes y palestinos un "alto el fuego humanitario inmediato y sin condiciones" que se prolongue más allá de la festividad musulmana del Eid al Fitr, que empieza este lunes. El máximo órgano de decisión de Naciones Unidas, en una declaración acordada por todos sus miembros, ha llamado además a las partes a trabajar para lograr un acuerdo que detenga la violencia de forma duradera basado en la propuesta de paz planteada por Egipto.

En el terreno, las hostilidades en la franja de Gaza han amainado, según destacan varios medios y agencias de noticias. El diario israelí Yediot Aharonot informa este lunes de que las tropas desplegadas han recibido la orden de no llevar a cabo operaciones ofensivas, pero sí pueden defenderse cualquier ataque y seguir con la destrucción de los más de treinta túneles que Hamás ha construido en los últimos años entre Gaza e Israel. El movimiento islamista Hamás, que gobierna la franja desde 2007, aseguró el domingo que las milicias palestinas respetarán una tregua de 24 horas a partir de la una de la tarde de este lunes con motivo del arranque de la festividad de Eid al Fitr.

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el líder de Hamás, Jaled Meshal, ha asegurado que su gripo está preparado para la coexistencia con "judíos, cristianos, árabes y no-árabes" pero descarta "coexistir con los ocupantes", informa Carmen Rengel.

El lunes por la mañana, un cohete palestino ha impactado en la ciudad israelí de Ashkelon, sin causar víctimas, y el Ejército israelí ha disparado hacia “el orígen del lanzamiento” en Beit Lahia, en el norte de la franja, informa el Ejército. Salvo esta última excepción, no ha habido ningún ataque considerable desde las diez de la noche hora peninsular española del domingo, destaca France Presse. 

El texto de las Naciones Unidas pide que se permita "el suministro inmediato de ayuda humanitaria a la población civil palestina", y llama a todas las partes a respetar la ley humanitaria internacional y a proteger a los civiles. Más de mil palestinos han muerto tras tres semanas del inicio de la operación israelí 'Margen Protector', mientras que el número de heridos supera los 6.200. Cerca del 80% de las víctimas son civiles, según datos facilitados por Naciones Unidas. Por otra parte, 43 soldados y dos civiles israelíes han fallecido, así como un civil de nacionalidad tailandesa. La muerte de todos los soldados israelíes se ha producido después de que Israel decidiera comenzar operaciones terrestres en la franja el 17 de julio.

La declaración subraya que "las instalaciones civiles y humanitarias, incluidas las de la ONU, deben ser respetadas y protegidas", después de que la semana pasada murieran 17 personas en el bombardeo de una escuela de Naciones Unidas en la localidad de Beit Janún, en el norte de Gaza. El Ejército israelí argumentó que sus investigaciones concluyeron que sus tropas particparon en combates con "milicianos de Hamás, que operaron en una zona adyacente a la escuela" y afirma que "un sólo mortero errático cayó en el patio del colegio de la UNRWA [Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos], que estaba completamente vacío".

A más largo plazo, el Consejo de Seguridad llama a las partes a trabajar para lograr una "alto el fuego duradero y respetado totalmente, en base a la iniciativa egipcia", y recuerda la necesidad de lograr una solución basada en dos Estados.

Fracaso diplomático

Tras fracasar los intentos del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, de lograr, en su viaje a Oriente Próximo, un alto el fuego permanente entre Israel y Hamás, el presidente Barack Obama le manifestó este domingo por teléfono al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el “imperativo estratégico” de establecer una tregua humanitaria “inmediata e incondicional” que acabe con las hostilidades cruzadas y que conduzca a un alto el fuego permanente basado en el acuerdo de noviembre de 2012, informa Joan Faus desde Washington.

Al considerar a Hamás un grupo terrorista, EE UU ha rechazado negociar directamente con la organización que controla la franja de Gaza y busca una salida a esta crisis a partir de la mediación de terceros países, como Egipto.

Según un comunicado de la Casa Blanca, Obama volvió a apoyar el derecho de Israel a defenderse y a criticar los ataques de Hamás, pero le comunicó a Netanyahu la “seria y creciente preocupación” de EE UU por el aumento de las muertes de palestinos civiles y de israelíes, y por el “empeoramiento” de la situación humanitaria en Gaza. En anteriores llamadas y declaraciones públicas, el mandatario se había expresado en términos similares.

Obama también insistió en la importancia de garantizar la seguridad de Israel, pero a su vez de que la población palestina en Gaza pueda tener “vidas normales” y de que se solucionen las “necesidades de desarrollo” de la franja. Finalmente, le dijo a Netanyahu que cualquier “solución duradera” al largo conflicto israelí-palestino “debe garantizar el desarmamento de grupos terroristas y la desmilitarización de Gaza”.

La ofensiva y el bloqueo amargan el fin del Ramadán en la Franja

Cada año, Bashir Shuij sala varias toneladas de pescado para venderlo en las dos principales festividades musulmanas. La preparación en salmuera de las lubinas, las doradas y otros pescados comunes del Mediterráneo exige varios meses de trabajo y se vende en Gaza como fesij, uno de los platos típicos para las cenas familiares en la región costera palestina. Este lunes se celebrará la fiesta de la ruptura del ayuno del Ramadán, la segunda más importante del año.

Coincide con la ofensiva militar de Israel sobre la franja de Gaza. El pescadero Shuij explica que “este año solo se han vendido 200 kilos” de las más de cinco toneladas que preparó desde marzo. Toda su familia vive de esto y, según contaba Shuij en el mercado central de Gaza, mientras retumbaban las bombas israelíes algunos kilómetros al este, el resultado de las ventas este año está “decenas de miles de euros” por debajo de otros ejercicios. Tendrá que tirar todo lo que no venda.

La vida diaria de los 1,8 millones de gazatíes recuperó el domingo cierta normalidad tras 20 días de duros bombardeos que ya han matado a más de 1.030 vecinos, tres cuartas partes de los cuales eran, según la ONU, civiles. La víspera, una tregua de 12 horas había permitido que los palestinos de los barrios más castigados por la invasión israelí recuperasen sus muertos o comprobaran la destrucción de sus casas o de negocios como el de Moayin al Eisla. El empresario tuvo que sentarse en un soportal al otro lado de la calle principal de Shiyaiya para llorar la destrucción completa de su supermercado: “Era toda mi vida de trabajo, todo lo que tenía”.

El sábado y el domingo, Hamás e Israel se enzarzaron en un duelo de ofertas y rechazos de alto el fuego. Primero, Israel propuso el sábado por la noche ampliar la pausa bélica por otras 24 horas. Hamás lo rechazó para, a mediodía, proponer a su vez otro un alto el fuego a partir de las 2 de la tarde. Israel declinó. Hamás siguió disparando cohetes e Israel endureció a mediodía sus bombardeos sobre Gaza. Al caer la tarde, sin embargo, la tensión decayó en ambos bandos.

Los que viven en el centro de Gaza, donde la destrucción es mucho menor que en las devastadas Shiyaiya o Beit Hanún, pudieron ir de compras o avanzar un poco en los preparativos de la fiesta que celebra el fin del Ramadán. Ahmed Hasan, un albañil retirado de 56 años, describía la “falta de ganas” de la mayoría de los vecinos para preparar la fiesta. “Es difícil reunir a los familiares, los cajeros automáticos no dan dinero y las carreteras están cortadas”, se lamentaba en el mercado central. Él compró algo de fesij, porque “algo habrá que comer”. Dice que es uno de los finales de Ramadán “más amargos” de su vida. Abogaba por “un alto el fuego cuanto antes”. Tras distanciarse discretamente del grupo islamista Hamás, que gobierna Gaza, el jubilado explicó no obstante que los palestinos “tienen que defenderse de la agresión de Israel”.

Tampoco funciona la venta de adornos y juguetes, cuya temporada alta es el período de ramadán. Mahmud Awad, un tendero del centro, explicaba que no ha vendido “más que media caja de adornos luminosos”, de las 20 que encargó este año. Sobre Hamás y el alto el fuego, Awad contaba cómo “familias enteras de simpatizantes de Al Fatah”, el partido rival de Hamás, “celebran cada cohete que sale hacia Israel, porque han perdido parientes y amigos” en los bombardeos. Para Awad, “no puede haber paz duradera si Israel y Egipto no levantan el bloqueo contra Gaza”.

Unas calles más arriba, el cristalero Mohamed Sawafiri lamentaba que “aunque las bombas de Israel destruyen todos los cristales”, la gente “no tiene dinero para reemplazarlos”. Recuerda que un bombardeo en 2012 le “destrozó todas las existencias” en la tienda. También él señala el fin del bloqueo como condición para que pueda haber paz, porque “tenemos que poder vivir con dignidad”. En Gaza, dijo, “no hay suficiente de nada; ni cemento, ni productos de consumo, nada. Así, ¿quién se pone a comprar espejos?”.

La guerra entre milicias provoca 60 muertos en Libia este fin de semana

Libia está siendo ya abandonada a su mala suerte, por Occidente y por la falta total de autoridad de su propio gobierno interino y la carencia de instituciones propias, en lo que ya se está catalogando como su peor momento tras la caída del dictador Muamar el Gadafi en otoño de 2011. Este fin de semana se han registrado más de 60 muertos, milicianos armados y también civiles, en las dos grandes batallas que se libran en el país hace semanas sino meses: en torno a la disputa del aeropuerto de la capital y en Bengasi, la segunda ciudad libia. A la fuga y suspensión de actividad de la embajada de Estados Unidos le siguieron diplomáticos de otras legaciones como Alemania e Italia. Malta se prepara para recoger a muchos más evacuados.

Guerra, caos y situación crítica. Todas esas expresiones se utilizan estos días para definir el momento que atraviesa Libia, sin gobierno hace meses, sin ejército propio del Estado, y con un potencial enorme de producción y exportación de petróleo, varado hace más de un año por las disputas internas.

Los comisionados de la Unión Europea, de Estados Unidos, de Francia, Gran Bretaña y de la Liga Árabe para favorecer alguna solución y diálogo en Libia se reunieron el pasado día 24 de julio en Bruselas para constatar que el país está echado a perder. En su informe, conocido ayer, se corrobora que la situación es crítica y que la inestabilidad está llegando a extremos inquietantes. Se pide a las autoridades y fuerzas locales otro esfuerzo. Las elecciones generales se convocaron el 25 de junio y no han servido para nada.

Estados Unidos suspendió el viernes su actividad y cerró su embajada y en una operación de película sus 150 empleados fueron conducidos y escoltados durante cinco horas por un centenar de marines y fuerzas especiales, áreas y de tierra, hasta la frontera con Túnez, donde algunos serán reubicados. La embajadora norteamericana, Safira Deborah, contó la operación en Twitter y los marines hasta facilitaron fotos. Dicen que volverán cuando haya algo más de seguridad. A esa salida se anunciaron ayer medidas similares desde Alemania, Italia (a través del aeropuerto de Matiga), Holanda, Bélgica, el Reino Unido recomendó la retirada tras sufrir ayer uno de sus diplomáticos un intento de atentado, y en los días previos ya se habían marchado Filipinas, Turquía, Túnez, algunas naciones árabes y hasta Naciones Unidas.

Este lunes otro grupo terrorista lanzó un ataque contra el cuartel general de las fuerzas armadas oficiales en el centro de Bengasi y causó entre 36 y 38 muertos, según distintas fuentes. En Trípoli, el sábado, un misil impactó contra una casa en obras y provocó el fallecimiento de los 23 trabajadores egipcios que estaban en el inmueble.

En las dos últimas semanas se han producido, según datos dados por el Gobierno, 150 muertes y más de 500 heridos. Son las dos semanas que lleva desencadena ahora la batalla por el dominio del aeropuerto de Trípoli, cuyas instalaciones están destrozadas al 90% según su director. Las milicias islamistas de Misrata, comandadas por el general Salah Badi, y acusadas de estar siendo apoyadas por Qatar, guerrean contra las milicias “liberales” de Zintán, dirigidas por Mahmoud Jibril, y respaldadas por países vecinos y los Emiratos Árabes.

El Costa Concordia se prepara para su demolición

El Costa Concordia, el buque que encalló en enero de 2012 en aguas de la Isla italiana de Giglio causando la muerte de 32 personas, concluyó hoy su último viaje con la llegada al puerto de Génova, donde se prepara ya para su desguace.

"Hoy no es un día de fiesta porque no hay que olvidar a las 32 personas que murieron en la tragedia del Concordia y a la otra que falleció después, en las labores de reflote", afirmó el primer ministro italiano, Matteo Renzi, a su llegada al puerto de Génova, en el norte de Italia.

El PP reclamar una comisión de investigación sobre el ‘caso Pujol’

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha anunciado este domingo que pedirá una comisión de investigación sobre el caso Jordi Pujol y la comparecencia del expresidente de la Generalitat en el Parlamento catalán, porque la gravedad de lo ocurrido "no se liquida con un comunicado".

También ha dicho que durante 34 años los catalanes han sido víctimas de "una gran mentira" y de "un engaño histórico" y que tanto Pujol como CiU deben dar explicaciones tras conocerse que el expresident tuvo durante 34 años dinero no declarado en el extranjero.

En este sentido, ha recalcado que deben asumirse responsabilidades, porque "cuando se han producido informaciones anteriores se ha usado el nombre de Cataluña en vano como excusa para tapar una información que ahora sabemos que es cierta".

Sánchez-Camacho ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha comentado la actualidad política, tres días antes de que se produzca el encuentro entre Mariano Rajoy y Artur Mas en La Moncloa.

En su comparecencia ante los medios, la líder del PP catalán ha subrayado que los hechos confesados por Jordi Pujol son muy graves y que "los catalanes se merecen una comparecencia pública con todas las explicaciones necesarias y toda la verdad de lo que ha sucedido".

"Si Pujol trasladaba en el comunicado que estaba dispuesto a dar explicaciones a las autoridades judiciales y a las tributarias, hoy es más exigible que las dé al pueblo de Cataluña", ha manifestado la dirigente popular.

Sánchez-Camacho también ha reprochado al presidente catalán y de CiU, Artur Mas, que sitúe la revelación de Pujol en el ámbito estrictamente "personal y familiar".

"Cuando una persona ha presidido el gobierno de la Generalitat durante 23 años, ha formado parte de la historia y de la construcción del autogobierno y del Estado de las autonomías desde Cataluña, no se puede decir desde su partido, del que es líder y ha sido fundador, que el fraude fiscal compete al ámbito privado y familiar", ha dicho.

En opinión de Sánchez-Camacho, no sólo Jordi Pujol, sino también CiU, tiene que dar explicaciones de por qué su fundador ha estado ocultando durante más de tres décadas estos fondos en paraísos fiscales.

Asimismo, ha pedido a Convergència que reflexione sobre qué papel debe tener en el partido el presidente Pujol -actualmente es presidente fundador- y si ha de seguir beneficiándose de su condición legal de expresidente de la Generalitat.

Reivindicación de la clase media

Pedro Sánchez parece tener muy claro que “no hay nada más ideológico que la economía” y que “la política tiene que recuperar el espacio perdido en la economía”. O, dicho de otra forma, que es en la economía donde se juega el futuro del país y del Estado de bienestar. Y, por ende, su apuesta para retirar al PP del Gobierno. Seguramente por eso, este doctor en Economía se volcó en la materia en la primera parte de su discurso.

“¿Cómo se va a ganar la vida España?”, se preguntó Sánchez, que las dos veces que subió al atril este fin de semana (primero el sábado tras la aclamación y, después, ayer en la clausura) reivindicó la fuerza de la clase media como factor esencial para el futuro del país. La clase media, a la que apeló varias veces en el discurso, se ha convertido en columna vertebral de su programa, aún por rematar. “Ya está bien que siempre sea la clase media, la clase trabajadora, la que tenga que soportar la crisis”, subrayó.

“España está castigada por la crisis y las recetas conservadoras”, atacó. “Es un país gobernado por gente que olvida poner las luces largas, un país frustrado, cansado y herido”, prosiguió antes de proponer a los militantes “ponerse manos a la obra y hacer la transición económica que recupere el Estado de bienestar”.

Toda una declaración de intenciones para un hombre cuyos retos parten de la falta de productividad, envejecimiento, endeudamiento, concentración del poder en los sectores estratégicos, desmantelamiento industrial, déficit tecnológico, formación profesional, escasez de empresas exportadoras... Es decir, los mismos males que tenía el país antes de la crisis y que propone solucionar con una alternativa que pueda recuperar ese Estado de bienestar forjado por la clase media.

A partir de ahí es donde busca esa alternativa económica “contra una derecha que desmantela los derechos sociales y provoca desigualdad” y que sea “defensora de los ciudadanos frente al poder de los oligopolios”. Pero Sánchez y su ejecutiva, en la que al final no hay tanto peso económico como se había previsto, están obligados a llenar las propuestas de contenido. De momento, se atrevió a proponer una depreciación del euro para potenciar las exportaciones (“no estaría de más”, dijo). El resto, que solo están planteadas, persiguen cambiar las decisiones de más calado del Gobierno del PP.

La serie no es corta y el desafío pasa por sustentar todos los compromisos: una reforma fiscal que “no castigue a las clases medias”; derogación de la reforma laboral, un guiño, otra vez. a las clases trabajadoras y a los sindicatos, de los que sabe que hicieron una huelga general a una reforma de Zapatero y no temblarán si se la tienen que hacer a él si llega el caso; recuperación de las energías renovables, que han perdido peso en la reforma eléctrica del PP; exigencias al sistema financiero para que se devuelvan todas las ayudas y que se garantice en el Parlamento que no se vuelva a repetir un rescate bancario como el pasado; impulso de la política tecnológica e industrial; vuelta de emigrantes...

Son propuestas previsibles, pero necesarias, que ponen el foco en los puntos neurálgicos que quería escuchar un auditorio proclive a aplaudir todas las propuestas que huelan a reivindicación de la izquierda y que fueron recibidas, incluso por los más críticos, con esperanza. Y que no quiere que tengan razón escépticos como el veterano militante socialista, presente en el congreso como oyente, que dejó esta píldora envenenada sobre la nueva ejecutiva: “Tienen mucha afición, pero deben demostrar que también tienen talento”.

“Estamos de nuevo en pie para cambiar España una vez más”

Ha sido la primera declaración de intenciones de Pedro Sánchez como secretario general. El nuevo líder del PSOE ha pedido este domingo a los suyos que sean socialistas sin complejos, pero, sobre todo se ha dirigido al país y al Gobierno de Mariano Rajoy. "Dejemos atrás todos los complejos y digamos alto y claro que todo lo bueno que ha pasado ha venido de la mano de Gobiernos socialistas", ha enfatizado Sánchez, quien ha prometido ante Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (Comisiones Obreras): "En cuando lleguemos a gobernar lo primero que vamos a hacer es derogar la reforma laboral".

El líder del PSOE ha dibujado su hoja de ruta económica, una "alternativa orientada a un objetivo muy claro: la defensa de la clase media y la clase trabajadora", y que incluye propuestas como recuperar el dinero concedido a las entidades. La segunda ley que planea derogar, ha asegurado, es la del aborto, una norma que aún no está aprobada por el Ejecutivo. "Hoy es un mal día para la derecha española", ha proclamado hacia el final de su intervención, de más de 50 minutos, hilada sin leer el discurso al pie de la letra (aunque disponía de teleprompter). "Estamos de nuevo en pie para cambiar España una vez más. Lo hemos hecho dos veces y lo vamos a volver a hacer", ha finalizado.

Sánchez ha rechazado de plano, con un "claro y rotundo no", la elección directa de alcaldes que planea el Partido Popular y las grandes coaliciones, y ha mantenido que si el presidente del Gobierno quiere regeneración democrática, "que coja la escoba y limpie su casa". "Hay gente que me ha criticado el no a [la elección de] Juncker. Yo digo que no ha sido un error. No fue un error, ¿sabéis lo que fue? Coherencia. Si dijimos que no va a haber grandes coaliciones, no va a haber grandes coaliciones ni en Madrid ni en Bruselas", ha afirmado el líder del PSOE, quien se ha comprometido a publicar cada tres meses las cuentas del partido.

El secretario general de los socialistas se ha pronunciado sobre el modelo autonómico y las tensiones territoriales en Cataluña. "Este partido ha sido hacedor de la descentralización de competencias de la España autonómica que debemos transformar en España federal. El que la Generalitat haya falseado las cuentas públicas nada tiene que ver con las cuentas públicas sino con unos políticos indignos. Nada tiene que ver con la España autonómica. Yo soy federalista porque soy socialista. Los catalanes y el resto de los españoles queremos liberarnos de los mismos males, que se llaman crisis. Males que en la UE vamos a poder resolver juntos los catalanes y el resto de España". Y ha vuelto a apostar por la reforma de la Constitución: "Ante el choque de trenes entre Madrid y Cataluña los socialistas nos proponemos reformar la Constitución para que todos los españoles tengamos un marco de convivencia federal. Creemos que es la única vía".

El discurso de Sánchez ha clausurado un congreso del que ha salido el primer líder del PSOE elegido por el voto directo de la militancia. El diputado madrileño ha pedido acabar con "un país que desconfía de sus políticos, un país que corre riesgos serios de quedarse en el vagón de cola de la globalización... una España hastiada e indignada".

Sánchez llegó al cónclave avalado por el 49% de los militantes socialistas, que le eligieron en las primarias internas del pasado 13 de julio frente a los otros dos aspirantes, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

El congreso extraordinario se ha reanudado este domingo con la votación de los nuevos miembros de los órganos federales del partido. Los mil delegados que participan en el cónclave han elegido a los nuevos miembros de la Comisión Ejecutiva Federal, del Comité Federal y de la Comisión de Ética y Garantías del partido.

Tras las negociaciones llevadas a cabo ayer por el equipo del nuevo líder socialista, Pedro Sánchez, para formar su Ejecutiva, anoche se cerró una lista paritaria de 38 miembros acompañada de quejas de Madina y Pérez Tapias, que consideran que no ha habido integración.

Esta mañana, antes de cerrarse la votación, Pedro Sánchez ha rechazado estas críticas y ha replicado: “'Hay una integración, renovación, unidad y fortaleza”.

En la misma línea, la secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha afirmado que del congreso sale una Ejecutiva sin “colores ni apellidos” y “potente”, en la que Andalucía aporta “lo mejor” del sur, como su “empuje” y experiencia.

Díaz ha resaltado que hay en la nueva dirección hay personas con “mucha valía, con trayectoria municipal y autonómica, que van a ser un magnífico trabajo en un momento en el que el PSOE tiene de nuevo que demostrar a este país que sabe, que quiere y que puede sacar adelante a España”. “Y esta Ejecutiva está en condiciones de hacerlo con su secretario general al frente”, ha sentenciado Díaz.

Pedro Sánchez quiere un PSOE eficaz y centrado que gane elecciones

Ocho meses después de que el madrileño Pedro Sánchez Pérez- Castejón, 42 años, diputado nacional, decidiera poner las bases para ser el representante del PSOE ante los españoles, su partido le proclamó ayer secretario general, en un hotel de las afueras de Madrid con un millar de delegados y 2.000 invitados.

Le eligieron líder del partido que pretende “poner en pie” para representar a “las clases medias y a los progresistas”, maltratados “por las políticas del PP”. El partido que desde ayer lidera debe volver a ser la fuerza política “de la izquierda que gana elecciones”. No olvidó citar a quien representó ese partido y esa etapa de la historia de España : Felipe González. El expresidente estaba en primera fila junto al secretario general saliente, Alfredo Pérez Rubalcaba. Las referencias a la necesidad de ganar las elecciones porque millones de ciudadanos “necesitan” al PSOE, tenían como sustrato la defensa de un modelo socialdemócrata alejado de posiciones más a la izquierda. Tales posiciones no representan a la “mayoría social de progreso” a la que el PSOE de Pedro Sánchez se quiere dirigir y a la que hay que “escuchar” para que “escuche” al partido.

El proyecto para la sociedad lo expondrá el líder del PSOE a mediodía de hoy cuando el millar de delegados haya votado al equipo que él presentará. Ayer hubo un anticipo de su ideario al subir al estrado para agradecer a los delegados su aclamación. Eso fue lo que ocurrió y no una votación al uso ya que las características de este congreso extraordinario provocaron que los delegados no votaran ya que Sánchez llegó avalado a este congreso por el 49% de los militantes socialistas. La lista de su equipo será votada hoy y si no se arbitra algún procedimiento a Sánchez no le votarán los delegados. Pero si por el aplauso hubiera que fiarse, está más que ratificado.

La presidenta del congreso, Susana Díaz, leyó el informe de la consulta del 13 de julio y citó al ganador, Pedro Sánchez, al que declaró elegido secretario general. Los 1.000 delegados y los 2.000 invitados se pusieron en pie y empezó el aplauso que cuando iba por el minuto y medio largo el aclamado solicitó que terminara para empezar su alocución de unos 15 minutos. Más épica que emotividad es lo que Sánchez quiso conferir a su primer discurso como secretario general. La emoción que había dejado cuatro horas antes en el plenario su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya se había disipado aunque costó.

Los comentarios del mediodía y primera hora de la tarde se repartían entre la altura política de Rubalcaba, la ilusión por la nueva etapa, las especulaciones sobre la formación de la ejecutiva y el malestar profundo de los partidarios de Eduardo Madina, al no verse representados en el equipo que preparaba Sánchez. Además, el secretario general no respondía a las llamadas de Madina. “No ha habido integración”, denunció el político vasco, que en la carrera por la secretaría general obtuvo el apoyo del 36,7% de los militantes. Por tanto, el economista Manuel de la Rocha Vázquez y la diputada del PSC Meritxel Batet, que entran en la ejecutiva con dos áreas muy relevantes —Economía, el primero, y Estudios y Programas, la segunda—, ambos apoyos firmes de Madina, no fueron considerados fruto de la integración. El argumento del equipo de Madina es que Sánchez los ha elegido a ellos sin mediación alguna. Desde el lado del nuevo secretario general se responde que la elección ha sido fruto de conversaciones con los secretarios generales y a elección del líder socialista.

No hay objeciones personales hacia de La Rocha y Batet, pero “no son fruto de la integración”, dijo Madina. Un imprevisto vino también a ensombrecer la paz del congreso, cual fue la consternación de la delegación asturiana, aunque no solo, por la elección de Susana Díaz como coordinadora del futuro Consejo Político Federal, desplazando al presidente de Asturias, Javier Fernández. Como colofón, el tercer candidato en liza por la secretaría general, José Antonio Pérez Tapias, tampoco veía representado su 15% en el comité federal, que es el órgano —de más de 200 miembros— en el que está representado todo el partido.

“Dejemos de hablar de nosotros y ocupémonos de los problemas de los españoles”, instó Pedro Sánchez desde la tribuna, aunque el malestar de algunos sectores ya estaba fraguándose. Un cambio de modo de actuar quiere Sánchez para su partido, pero, de entrada, el método de elección de su ejecutiva es acorde a los cánones clásicos. Los nombres iban saliendo de las conversaciones entre Sánchez y los secretarios generales y los secretarios regionales de organización con el responsable federal de esa área, César Luena, que ayer empezó ya a actuar. Elección directa de Sánchez, más federaciones, más paridad de hombres y mujeres fueron los ingredientes para elaborar el equipo que se prolongó hasta casi la media noche. El peso de Andalucía era comentario generalizado. Además de que la presidenta ocupe el consejo federal, una persona de su confianza, José Antonio Pradas, diputado sevillano, se queda con la política federal. La Secretaría de Salud es para la consejera andaluza de esa área, María José Sánchez Rubio. Durante todo el día se fueron conociendo los nombres propios del equipo, y algún otro, como por ejemplo, que Óscar López, el recién sustituido secretario de Organización, pasará a ser el portavoz en el Senado.

“Hoy no empieza todo, pero empiezan muchas cosas”, dijo Sánchez. Asume la doctrina que tiene el PSOE sobre el camino hacia una “España federal”, a la que él también aspira, además de ganar el favor “de las clases medidas y trabajadoras”.

El nuevo líder del PSOE: “Somos la izquierda que cambiará España”

Pedro Sánchez ha sido elegido este sábado nuevo secretario general del PSOE en sustitución de Alfredo Pérez Rubalcaba, ya que los mil delegados asistentes al congreso federal extraordinario han ratificado por aclamación el resultado de la consulta a las bases del pasado 13 de julio.

Al reanudarse el cónclave esta tarde, la presidenta del congreso, Susana Díaz, ha propuesto a los asistentes la ratificación del dictamen de la comisión organizadora de la consulta a los militantes, que ganó hace dos semanas Sánchez con casi un 49% de los votos frente a sus dos contrincantes, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

Su nombramiento no se ha sometido a votación de los delegados por primera vez en los 135 años de historia del PSOE. Pedro Sánchez se ha dirigido después a los delegados en un discurso en el que ha asegurado: "Nosotros somos el partido del cambio". El nuevo líder del partido se ha declarado "convencido de que el instrumento más formidable para hacer progresar al país es el PSOE", al tiempo que ha advertido de que "hay muchas cosas por hacer" para sacar a España de la crisis. 

El recién proclamado secretario general ha llamado a los socialistas a "apretar el paso", y a mostrar "PSOE en pie" porque hay "millones de personas que necesitan un PSOE renovado". Sánchez, que ha dicho que será un secretario general que esté "poco en Ferraz y mucho en los territorios con los militantes de base", ha defendido que el PSOE representa a la "izquierda que cambia España".

En relación con el debate soberanista, Sánchez se ha dirigido directamente al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y al saliente, Pere Navarro, para asegurarles que desde el PSOE se contribuirá a hacer realidad la España federal.

Sánchez, además, ha elogiado a su predecesor en el cargo, Alfredo Pérez Rubalcaba, de quien ha dicho que ha hecho un gran servicio al país y al partido y va a necesitar su consejo y aliento en los próximos años.

Hasta medianoche hay tiempo para presentar las candidaturas para la Ejecutiva federal, a propuesta del recién elegido lider del PSOE, Pedro Sánchez, para el comité federal y otros órganos consultivos.

Susana Díaz, que preside el congreso extraordinario del PSOE ha abierto la sesión este sábado por la mañana en el madrileño hotel Auditorium con la petición de que el partido se centre tras este cónclave en preparar las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2015. "No somos iguales. Ni siquiera somos parecidos. Y tenemos la obligación de hacer las cosas bien”, ha recalcado la presidenta de Andalucía al dirigirse a los delegados. "Tenemos la responsabilidad de ser lo que somos, la alternativa de izquierda", ha reivindicado Díaz frente a los que "se empeñan en derrotar al PSOE" y "abren la puerta a la derecha" y a políticas que hacen "sufrir a las familias".

En la misma sesión matinal, el líder saliente, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha despedido reivindicando la propuesta de reforma federal para el encaje de Cataluña. "Se va abriendo paso poco a poco; es la única vía posible para seguir conviviendo juntos", ha subrayado Rubalcaba en un discurso en el que ha asegurado también que "toca sustituir el liderazgo para que se siga profundizando en los cambios" y que los ciudadanos vuelvan "a confiar" en el PSOE. El aún secretario general deja la primera línea del partido pero "nunca" abandonará su compromiso político. "El PSOE no me debe nada, yo se lo debo todo al PSOE", ha concluido entre aplausos.

El congreso extraordinario ha arrancado con la nueva dirección que encabezará Pedro Sánchez prácticamente perfilada. La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha rechazado los intentos del secretario general electo del PSOE, Pedro Sánchez, para que acepte la presidencia del partido. Sin embargo, sí ha accedido a dirigir el nuevo consejo político federal —hasta ahora llamado consejo territorial—, que reúne a los barones y que no sólo decidirá sobre la política territorial, sino también sobre todos los asuntos que debe afrontar el PSOE, aunque sus decisiones deben ser ratificadas por el comité federal. Pero no sólo la presidenta se hace con este cargo sino que el diputado andaluz Antonio Pradas, de la máxima confianza de Díaz, será el secretario de Política Federal.

De esta manera, el debate territorial queda bajo el control del PSOE de Andalucía. A primera hora de este sábado ya se conocían los nombres de la mayoría de los miembros que entrarán a formar parte del equipo de Pedro Sánchez. Otros se fueron conociendo a lo largo del día. Manuel de la Rocha Vázquez será el secretario de Economía; Mari Luz Rodríguez, la secretaria de Empleo; la diputada extremeña Pilar Lucio ocupará la nueva secretaría de Cambio Climático y Sostenibilidad. El canario José Miguel Pérez se encargará de la secretaría de Educación, y la catalana Meritxel Batet será la secretaria de Estudios y Programas. La aragonesa Susana Sumelzo tendrá en sus manos Administraciones Públicas; María González Veracruz, ocupará la secretaría de Ciencia, Participación y Política en red. La eurodiputada Iratxe García, será la secretaria para la Unión Europea; Manuela Galiano se encargará de la secretaría de Pequeños Municipios y María José Sánchez Rubio (actual consejera de de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía) se ocupará en la ejecutiva de la secretaría de Salud.  Y las asturianas María Luisa Carcedo y Adriana Lastra ocuparán las aéreas de Bienestar Social y Municipal, respectivamente. El nuevo secretario general del partido integrará al sector de Madina con dos cargos en la ejecutiva. Sánchez ha afirmado a su llegada al congreso extraordinario que hoy es un día "de unidad, renovación, cambio y esperanza para España".

Además, Andalucía sigue la tradición de poner a uno de los suyos en la presidencia del partido. Pedro Sánchez ofreció este viernes a una veterana de la política nacional y andaluza, Micaela Navarro, el puesto que ahora ocupa el expresidente andaluz José Antonio Griñán y antes ocupó Manuel Chaves, otro expresidente. El prestigio de esta política asegura una buena acogida en toda la organización socialista. El puesto no es ejecutivo, pero exige que su titular sea una referencia de autoridad moral. Navarro es actualmente presidenta del PSOE andaluz, cargo que mantendrá. Además, ha sido consejera de Igualdad en los Gobiernos socialistas y estuvo en la comisión ejecutiva federal como responsable de esa misma área.

En la cúpula figurará Micaela Navarro, y a continuación Sánchez, seguido por César Luena, secretario de Organización. La elección del joven secretario general de los socialistas riojanos, de 33 años, y diputado por esa comunidad, se entiende por su cercanía personal y política con el nuevo líder. Su puesto requiere de la máxima complicidad y entendimiento, y esas características se dan entre Sánchez y Luena, según fuentes socialistas.

La entrada en la ejecutiva federal de Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, en un área relacionada con la política institucional, es otra de las novedades, ya que será de los pocos barones que ocupen un área de responsabilidad. En ese mismo nivel estará el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, cuya cartera será la de Acción Política.

No quiere una cartera el secretario general de los socialistas de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, por su dedicación a la alcaldía de Toledo. Además, en breve deberá preparar las elecciones autonómicas como candidato. Aun así, estará en la dirección federal como vocal, a petición de Pedro Sánchez. Con él estarán el secretario general madrileño, Tomás Gómez, y el líder de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, así como la balear Francina Armengol.

Por deseo propio no estará Guillermo Fernández-Vara, secretario general de los socialistas extremeños, quien asegura que su decisión nada tiene que ver con el hecho de haber estado vinculado a la candidatura de Eduardo Madina. “Solo me quiero dedicar a Extremadura”, señaló a EL PAÍS. Ahora bien, sí estará la extremeña, la diputada autonómica María Murillo. En representación de Castilla-La Mancha, Manoli Gallego será una de las personas seguras. El bloque internacional lo llevará la catalana Carme Chacón, incluidas las relaciones con los think tanks. El ex primer secretario del PSC Pere Navarro también entrará en la ejecutiva. Carmen Montón, valenciana y responsable del área de Igualdad en el grupo parlamentario, estará también en la nueva dirección socialista.

Antonio Hernando, estrecho colaborador de Pedro Sánchez, ocupará sin duda un lugar relevante, así como la diputada por Guadalajara Magdalena Valerio, aunque quizá su lugar esté en el grupo parlamentario. Fuera de la ejecutiva pero asistente de pleno derecho será Óscar López, actual secretario de organización, que pasará a ser portavoz en el Senado.

A primera hora de la tarde de este sábado se han dado  a conocer otros dos nombres que integrarán la ejecutiva del partido: Pedro Zerolo  será secretario de movimientos sociales, un cargo que ya ocupó en la etapa del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero; y Carmen Montón, que se ocupará de la secretaría de Igualdad. Montón es diputada por Valencia y portavoz de igualdad en el Congreso, donde ha protagonizado duros enfrentamientos con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. 

Cuando todos los ajustes estén terminados y se conozca la lista al completo, será posible hacer una valoración de las características del equipo de Sánchez. Él cuenta con el aval de todos los secretarios generales, aunque no con el de algunos sectores que apoyaron a Madina. Este se reunió anoche con una cincuentena de los suyos en un restaurante de Madrid. Muchos de ellos insisten en que debe estar representado el 36% de los militantes que le respaldaron. De antemano, José Antonio Pérez Tapias, el otro candidato, que obtuvo un 15%, da por supuesto que la integración no se producirá.

News supplied by
EL PAÍS: El periódico global en Español