News in Spanish

Rajoy advierte que las consultas soberanistas provocan “recesión”

Con un ojo en Cataluña y otro en Escocia, el Gobierno se ha volcado en el Congreso de los Diputados para alertar con un tono dramático de los riesgos de una consulta de autodeterminación y un hipotético proceso de secesión posterior. “Estos procesos son un torpedo en la línea de flotación del espíritu europeo, porque Europa se ha hecho para integrar Estados y no para fragmentarlos”, afirmó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno de control al Ejecutivo.

 Rajoy se esforzó en intentar hacer ver que Escocia no es Cataluña y que sus situaciones no tienen comparación histórica ni legal, pero no pudo evitar utilizar la consulta que se celebra hoy en esa zona de Reino Unido como referencia para descalificar la que proyecta la Generalitat para el 9 de noviembre. El presidente dejó claro que España no facilitará la reincorporación de Escocia a la UE si se produce la secesión, y auguró que si triunfa allí el sí llevará la “recesión económica” y la “pobreza”, dando a entender que lo mismo ocurriría en Cataluña.

Reforzó esta tesis del riesgo de caos el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. Como casi siempre, fue mucho más lejos que el presidente, y advirtió de que “para Escocia la secesión sería una catástrofe y terminaría con un proceso de balcanización”. En los Balcanes estallaron varios conflictos bélicos en el siglo pasado por sucesivos procesos de secesión y cambios de fronteras.

El Gobierno, en tono dramático, lanzó el mensaje de que el sí en Escocia y la celebración de la consulta en Cataluña provocarían inestabilidad en toda Europa. Empezando por esos dos territorios, que quedarían fuera de la Unión Europea. Y España no haría nada por facilitar su integración inmediata.

Si hubiera una secesión, según Rajoy, el nuevo Estado quedaría fuera de todas las instituciones y perdería sus derechos en la UE, y se abriría un proceso que puede durar años. “En el caso de España”, afirmó el presidente, “duró ocho años. En el caso de Croacia —el último que entró en la Unión—, muchos más. Ese proceso requiere el acuerdo unánime de los 28 Estados que forman la Unión Europea”.

Apoyó su profecía en las conversaciones que dice haber mantenido con el resto de los líderes europeos, y concluyó que estas situaciones “afectan a la riqueza, el empleo y el bienestar de todos los ciudadanos y a la propia esencia de la UE. Por tanto, facilidades para quienes se integren en este tipo de procesos, me temo que muy pocas por parte de los 28 Estados de la Unión Europea”.

Significativamente, los portavoces de PNV, CiU y Amaiur se deshicieron en elogios hacia el primer ministro británico, David Cameron, por haber permitido la consulta en Escocia.

Aitor Esteban (PNV) aseguró que “es de rigor felicitar al primer ministro Cameron y también a otros líderes, como el señor Clegg y el señor Miliband, por el ejercicio democrático que están haciendo, por su capacidad para dar la voz a los ciudadanos, y también creo que es de rigor felicitar a la reina Isabel II por su neutralidad en todo este proceso”.

“Lo que no me parece de recibo”, añadió, “es echar de la Unión Europea a ciudadanos que ya son parte de ella. Más allá de ser ciudadanos de su país, son ciudadanos de la UE. Sea un demócrata y actúe como un unionista británico”, le espetó a Rajoy.

Pere Macías (CiU) dijo que “Cameron se ha dirigido a los escoceses con argumentos, con pasión, con respeto y con voluntad de convicción. Sabe que la democracia se basa en convencer y no en vencer”.

Y Xabier Errekondo (Amaiur) elogió también al primer ministro británico y advirtió de que el País Vasco se sumará a la celebración de consultas soberanistas. “Están haciendo ustedes el ridículo en la comunidad internacional, y es muestra de su calidad democrática”, dijo ante el pleno.

El papel más institucional del Gobierno lo asumió ayer la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en el debate del Congreso. Aseguró que “el derecho de autodeterminación no está recogido en nuestra Constitución ni en la práctica totalidad de las constituciones del mundo”.

 Afirmó que “si algunos ciudadanos, algunos partidos políticos, algunas instituciones quieren cambiar esa Constitución, tienen que acogerse a los procedimientos democráticos, porque votar es importante también, pero especialmente respetar lo que se ha votado, y lo que es España lo hemos decidido entre todos”.

La número dos del Gobierno, que coordina la actuación legal frente a la consulta, se remitió al Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña, en el que algunos miembros “advierten de que lo que piden [los soberanistas] no solo es contrario a la Constitución, sino también al Estatuto de autonomía. Esa es la ley y ese es el sentir de los tiempos, por ahí es por donde va el mundo”. La mayoría de ese Consejo dijo —por solo un voto— en su informe lo contrario.

Le respondió a la vicepresidenta el diputado de CiU Pere Macías, que le atribuyó una “visión legalista” del conflicto. El parlamentario nacionalista terminó su intervención con una pregunta en referencia a la manifestación de la Diada: “¿Cree que la prohibición de la consulta va a poner punto y final a las legítimas ansias de estos miles de ciudadanos?”.

“Los jugadores no estuvimos bien”

La suya iba a ser una charla en un círculo empresarial, lejos de las canchas, un día cualquiera. Ocurrió, sin embargo, que la Cámara de Comercio de Barcelona cambió el discurso por un día y se interesó por el baloncesto español y por los hermanos Gasol. Ocurrió, además, que la cita (mala suerte la suya) cayó justo un día después del anuncio del adiós de Juan Antonio Orenga como seleccionador español tras la hecatombe en un Mundial que todavía escuece.

Y los Gasol, Pau y Marc, que iban a hablar de los valores en el deporte, de la importancia de una alimentación saludable en la infancia y de la fundación que lleva su nombre, acabaron hablando de baloncesto, de Orenga, del futuro. Y hasta de la consulta a la que aspira Cataluña: “Yo también creo en la votación”, dijo Marc, quien, junto a Pau, dio la cara por el que fue su técnico.

“En los momentos de derrota se busca un culpable, pero no hubiésemos perdido si hubiera un solo responsable. En este caso no es justo que se responsabilice sólo al entrenador”, afirmó Pau. “Creo que lo pudimos hacer mejor cada uno de nosotros. El rival lo hizo muy bien, pero con 52 puntos es complicado ganar un partido. El entrenador tiene una parte de culpa, pero los jugadores tampoco estuvimos bien; yo, especialmente, no estuve bien. Pero motivos hubo muchos. No hay que buscar un culpable, porque hay muchos. Hay que buscar soluciones”, insistió Marc, para ahondar en el discurso conciliador de su hermano.

No obvió el pequeño de los Gasol su parte de culpa en el encuentro contra Francia que dejó a España fuera de la final de su Mundial: antes del partido Marc dejó la concentración y voló a Barcelona para asistir al nacimiento de su hija. Y aunque defendió la inutilidad de volver atrás —“teníamos tres días de descanso, buscar excusas en un calendario nunca ha sido positivo”—, explicó más detalladamente en qué condiciones llegó a un partido crucial como aquel en el que sumó tres míseros puntos: “Las dos noches antes del partido yo no descansé por motivos personales. Cuando la situación estuvo más calmada, cogí un avión a las siete de la mañana. Después de dos días de dormir dos horas el cuerpo no está en una situación óptima”, concedió. “Pero yo quería jugar con mis compañeros”, añadió.

Y sus explicaciones no hacen más que ahondar en la herida. “Como dijo Navarro, no preparamos bien el partido, pero no sólo en lo táctico, también en lo mental”, dijo hace sólo unos días Sito Alonso, el técnico ayudante de Orenga. “Ellos han preparado mejor el partido. Nosotros no lo hemos preparado bien. Es un fracaso”, había dicho La Bomba.

Y lo corroboró Pau Gasol, también, un par de días atrás —nos faltó tensión para afrontar el partido más importante del campeonato. Debimos concentrarnos más en ese momento”—, por mucho que ayer intentara enterrar aquella derrota y sus porqués: “Lo que se ha hecho, ya está. No vale la pena mirar atrás, no se puede cambiar nada. Fue un mal día, un mal partido”. Fue menos contundente al hablar sobre su futuro con la selección, todavía incierto: “La ilusión por jugar en un gran equipo siempre existe, pero a medida que avanza la carrera tienes que ser consciente y selectivo. Los años que nos quedan son limitados. Es un privilegio estar en este grupo, nos los pasamos muy bien, pero se van consumiendo kilómetros y a veces se tienen que tomar decisiones complicadas”.

Cameron admite estar nervioso

El primer ministro británico asegura: "Mi nombre no estará en las papeletas"

Yoweri pide que no le descartes

Yoweri, de Uganda, es padre de una familia numerosa. Tiene cuatro hijos y otro en camino. Gracias a la ayuda de la cooperación española trabaja en el comercio justo del café. Sus hijos pueden asistir a la escuela en lugar de tener que ir a trabajar al campo, como les sucede a otros menores de su país. Es uno de los diez concursantes del supuesto reality show 3 de 10. Pero, como el presupuesto para la ayuda internacional se ha recortado un 70%, solo pueden quedar tres. Yoweri pide que no le descartes.

Unionistas y secesionistas apuran la campaña en busca del voto indeciso

A menos de 24 horas de que Escocia decida si acaba con tres siglos de historia conjunta con Gran Bretaña, Europa contiene el aliento y los líderes unionistas y secesionistas hacen el último esfuerzo para tratar de sumar apoyos hacia el sí o el no. Con las últimas proclamas tratan de recortar distancias en un resultado que los sondeos más recientes auguran ajustadísimo, a pesar de que haya quien, como el líder independentista Alex Salmond, haya pedido a los votantes escoceses directamente que “se olviden de los políticos”. El ex primer ministro laborista Gordon Brown ha optado por apelar a la historia y el patriotismo en Glasgow: "Hemos luchado dos guerras mundiales juntos. No hay un cementerio en Europa que en el que no haya un escocés, un galés, un irlandés y un inglés al lado. Cuando lucharon juntos, nunca se preguntaron unos a otros de dónde venían".

“Vamos a ganar”, arengó Brown, que es escocés. “Votar por el no hará que el cambio llegue más rápido, más seguro, y mejor ", aseguró el ex primer ministro en un mitin junto al exministro de Finanzas, Alistair Darling y el comediante británico Eddie Izzard.

El primer ministro británico, David Cameron, ha querido insistir por su parte en el mensaje de que el referéndum no es sobre su gestión y futuro políticos. “Mi nombre no está en la papeleta. Lo que está en la papeleta de votación es si Escocia quiere quedarse en el Reino Unido o quiere  separarse del Reino Unido”, afirmó el premier, que ha dejado claro que no dimitirá si mañana gana el sí. “Esa es la única pregunta que se decidirá la noche del jueves, la cuestión sobre mi futuro será decidida en las elecciones generales británicas que llegarán pronto”, ha remachado. Algunos analistas insisten en que la posición del primer ministro puede ser complicada con el triunfo del sí a la independencia, por su papel en el acuerdo alcanzado en 2012 con el ministro principal escocés, Alex Salmond, para celebrar el histórico referéndum de mañana.

Cameron admitió este miércoles que está "nervioso" antes de la votación, pero insistió en que confía en la victoria del no. Los líderes de los tres grandes partidos unionistas británicos echaron ayer el resto con su última oferta: por escrito y de forma solemne, se comprometieron a extender los poderes autonómicos de Escocia y a mantener el actual sistema de financiación si los votantes rechazan la independencia, blindando así los niveles de inversión pública en Escocia respecto a los de Reino Unido.

El líder independentista, Alex Salmond, ha optado por una carta pública para pedir a los votantes escoceses que piensen lo siguiente: “Durante unas horas preciosas, la soberanía está en vuestras manos, el poder está en vuestras manos”. “¿Qué hacer? Eso solo lo sabe cada uno. Por mi parte, solo pido esto: Tomad la decisión con la cabeza despejada y la conciencia tranquila. Sabed que si votáis sí, lo que ponéis en nuestras manos es una responsabilidad como ninguna otra, la responsabilidad de hacer de Escocia la nación que puede ser”.

El no llega con ventaja a la votación de mañana jueves, pero el sí está recortando distancias en los tres últimos sondeos publicados anoche. La conclusión de los expertos es que los márgenes son demasiado estrechos para hacer un pronóstico.

En el sondeo de ICM para el periódico The Scotsman, el no va por delante con el 52%, frente al 48% del sí. En el sondeo publicado en agosto, la diferencia era de 55 a 45.

Otros dos sondeos reflejan un menor recorte de la ventaja de los unionistas, pero ese cambio se ha producido en muy pocos días. En el de Survation para el Daily Mail, el no figura en cabeza con el 47,7% de los votos, un incremento de 0,1 desde el sondeo que se publicó el día 11. El voto independentista alcanza el 44,1%, con un significativo incremento del 1,7. El número de indecisos ha caído desde el 9,9% al 8,3% del electorado. En el de Opinium para el Daily Telegraph, el unionismo está en cabeza con el 53%, un punto menos que el domingo pasado, y el sí obtiene el 47%, un punto arriba.

Si el jueves ganan el referéndum, los independentistas aspiran a proclamar la independencia de Escocia el 24 de marzo de 2016, coincidiendo con el aniversario de la unión de las dos coronas en 1603 y de la fusión de los dos Parlamentos en 1707. El día después a una hipotética victoria del sí, sin embargo, las negociaciones con Londres y con diversas instituciones internacionales y, en particular, la Unión Europea, se adivinan largas: habrá que atender a cuestiones como la moneda, al reparto de la deuda pública, el petróleo, el Ejército, el traslado del programa nuclear, quién tiene la ciudadanía escocesa y la pertenencia a la Unión Europea. Sobre este último punto, el recientemente designado comisario europeo de Ampliación y Política de Vecindad, el austriaco Johannes Hahn, ha reiterado este miércoles que Escocia quedará fuera de la UE si gana la opción independentista en el referendo. "Si un nuevo país se constituye, no puede ser automáticamente miembro de la Unión Europea (UE)", declaró el político conservador en una rueda de prensa en la ciudad de Innsbruck.

Los independentistas ya han admitido, y Bruselas lo ha dejado claro en otras ocasiones, que la separación dejaría a Escocia fuera de la Unión Europea. Pero los secesionistas sostienen que eso se puede evitar por la vía del artículo 48 del Tratado de Lisboa, que permite a un Estado miembro (en este caso, Reino Unido si accede a ello) pedir una modificación de los tratados para que Escocia siga en la UE sin solicitar el reingreso por la vía lenta del artículo 50.

Aunque ha advertido que no es lo mismo el caso de Escocia y el de Cataluña, el presidente español Mariano Rajoy ha utilizado el símil del Reino Unido para advertir que las consultas de autodeterminación afectan "a la deuda pública y a la moneda y provocan recesión y pobreza". Según ha dicho, "son torpedos en la línea de flotación de la Unión Europea".

La juez del ‘caso Piskozub’ reclama la identificación de los enfermeros

La juez de Instrucción número 5 de Sevilla ha ordenado a la Policía que identifique a los enfermeros que atendieron en la sala de triaje del hospital Virgen del Rocío, donde se clasifican las urgencias, a Piotr Piskozub, el joven polaco que falleció el día 2 de octubre de 2013 en el centro de acogida municipal después de haber sido dado de alta en el referido centro hospitalario. La magistrada podría llamarlos a declarar en sede judicial.

La juez instructora ya ha imputado a los tres médicos que atendieron a Piotr y los ha citado a declarar a lo largo del próximo mes de octubre, mes en el que también ha fijado la testifical de un cuarto facultativo.

La imputación de estos tres médicos del Virgen del Rocío se ha producido después de que los forenses concluyeran en un informe elevado al Juzgado que Piskozub, que medía 1,85 centímetros y pesaba 45 kilogramos, no recibió en el centro hospitalario el tratamiento adecuado a la "desnutrición severa" y a la "delgadez extrema" que presentaba.

El informe forense argumenta que lo "preceptivo" era la hospitalización de la víctima para "tratar de manera específica la malnutrición, corregir las carencias, suprimir las anomalías metabólicas e iniciar la alimentación", y, en segundo lugar, para "realizar las pruebas complementarias pertinentes para diagnosticar las posibles situaciones que puedan originar una malnutrición secundaria, ya que es esta la más frecuente en los adultos".

En su día, el Hospital emitió un informe en el que relató que el joven polaco ingresó a las 00.29 horas y "fue inmediatamente valorado" en la sala de triaje por el profesional de enfermería asignado, quien, como es habitual, lo interrogó sobre el motivo de su consulta y las molestias que tuviera.

No obstante, y según el centro hospitalario, el facultativo "no obtuvo ninguna demanda asistencial, sino quejas vagas respecto del abandono sufrido por su grupo de amigos", de manera que "en esas condiciones" el profesional "identificó el motivo de consulta como probable problemática social", asignando al paciente a una consulta donde se encontraba de guardia el facultativo interno residente de segundo año en medicina interna.

Este exploró al joven polaco, que "se encontraba consciente y orientado en espacio, tiempo y lugar" y que indicó al facultativo "su nombre, procedencia y que vivía en la calle, que no ingería alimentos y que bebía alcohol", pero "no expresó sintomatología alguna que orientara a problema orgánico", pues "lo único que refería es que deseaba comer y dormir bajo techo".

A ello se suma que "presentaba aceptable estado general, estaba consciente, orientado y colaborador, sin fiebre", mientras que sólo presentaba una herida superficial en la rodilla izquierda, aunque dijo que ésta "no le suponía problema y que no experimentaba dolor".

"En esas condiciones, dado que el paciente no tenía queja somática alguna, ni presentaba signos de proceso en curso que requiriera atención urgente, y estando plenamente convencido que su problema fundamental era social", el facultativo consultó con dos médicos adjuntos del servicio de Urgencias "para solicitar asesoramiento sobre los recursos sociales a ofertar a esta persona y el manejo de la herida apreciada en su rodilla izquierda, a pesar de que no se quejaba de ella".

Los médicos adjuntos "tuvieron oportunidad de hablar" con el joven "y conocer de sus manifestaciones en el sentido de no requerir atención médica", y de hecho "al tratar de inspeccionar la herida de la rodilla", el paciente "se enfadó insistiendo en que no tenía problemas con esa lesión y que sólo requería alimentos y cobijo".

En relación a su estado físico, todos los profesionales sanitarios que intervinieron "manifiestan que estaba delgado, pero no caquéctico, con peso apreciable superior a los 30 kilos", por lo que "se concluyó que se trataba de un problema de ámbito social y que lo más acertado en ese momento era, siguiendo el protocolo establecido, ponerse en contacto" con la Unidad Municipal de Emergencias Sociales y Exclusión Social (Umies).

Posteriormente, el joven polaco se trasladó a la sala de espera y, más tarde, fue trasladado por personal de Umies al centro de atención municipal, pues "no precisaba de transporte sanitario, ya que deambulaba sin dificultad", siendo dado de alta a las 2.06 horas del 2 de octubre.

Rajoy: “Libia es una clara prioridad para España”

Libia es una “clara prioridad para España” y “la grave crisis que desangra” el país africano también afecta a la seguridad y a la estabilidad en el Mediterráneo y en Europa. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha transmitido este mensaje en la inauguración de la Conferencia sobre la Estabilidad y Desarrollo en Libia, que se celebra este miércoles en Madrid, y a la que han asistido representantes, en su mayoría ministros de Asuntos Exteriores, de 15 países ribereños del Mediterráneo.

“Queremos acompañar al pueblo libio por una senda que traiga paz y democracia”, ha señalado Rajoy, que ha querido subrayar que son las autoridades libias quienes deben guiar “a los países que quieren ayudar”.

El jefe del Ejecutivo español ha condenado “el recurso a la violencia indiscriminada” y los “actos terroristas” que golpean Libia y ha insistido en que “sin seguridad” es imposible reconstruir las instituciones del país, un argumento que también ha defendido el enviado especial de la ONU para Libia, Bernardino León.

Además, Rajoy ha aprovechado su intervención para dar un espaldarazo al nuevo Gobierno libio, elegido en los comicios del pasado 25 de junio. El nuevo Ejecutivo ha tenido que constituirse en Tobruk, a 1.400 kilómetros al este de la capital, Trípoli, por las luchas entre las distintas facciones islamistas y la constitución de otro Gobierno alternativo, nombrado por la Asamblea General saliente, un parlamento provisional que duró 18 meses y que ahora le disputa la legitimidad.

Precisamente, el nuevo ministro de Exteriores libio, Mohamed Abdelaziz, ha subrayado la importancia de que el nuevo Gobierno regrese a Trípoli, durante su discurso inaugural, en el que ha expresado la disposición de su país a trabajar “con todos los socios” en Europa y en el mundo árabe para fortalecer la seguridad y la democracia.

Según el titular de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, la primera responsabilidad de los socios de Libia es “asegurar que los partidarios del caos no triunfen, porque el espacio sería llenado por la vanguardia más sanguinaria de la yihad global”. Margallo se ha mostrado convencido de que Libia es “una piedra preciosa para el califato” por su situación geoestratégica “privilegiada”, en el Mediterráneo y cercana a Europa y al cuerno de África.

A la conferencia han asistido 11 ministros de Exteriores de países africanos y del Sur de Europa, incluida la Alta Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, y altos cargos de Exteriores de otros cuatro países. Además, han acudido representantes de la ONU, la Unión Europea, la Liga Árabe, la Unión para el Mediterráneo y la Unión Africana.

Dos muertos y 17 hospitalizados por legionela en Sabadell

Dos personas han fallecido y otras 20 han resultado contagiadas por un brote de legionela detectado en Sabadell (Vallès Occidental) en los últimos diez días, según informó ayer la Generalitat de Cataluña. Tres de los afectados ya han sido dados de alta y los otros 17 continúan ingresados en los hospitales Parc Taulí de Sabadell (12), General de Cataluña de Sant Cugat del Vallès (tres) y la Clínica del Vallès (dos), también en Sabadell. El Departamento de Salud explicó que los dos fallecidos tenían “factores de riesgo y patologías previas importantes”, que agudizaron la dolencia.

Los afectados, 12 hombres y 10 mujeres de edades comprendidas entre los 45 y los 94 años, empezaron a mostrar síntomas de pulmonía entre el 5 y el 15 de septiembre. La Agencia de Salud Pública de Cataluña da por hecho que, ante la acumulación de casos en unos pocos días, se enfrenta a un “brote comunitario activo”.

Los técnicos de la Generalitat buscan ahora el foco de contagio en las torres de refrigeración de la ciudad. Fuentes que investigan el brote explicaron ayer que “los casos están muy dispersos por toda la ciudad”. “No hay una localización clara de la zona en la que pueda estar el foco del brote, lo que está dificultando los trabajos de investigación”, añadieron las mismas fuentes.

La legionela está causada por una bacteria (legionella pneumophila) que puede encontrarse en el medio ambiente, en lugares comunes como zonas con agua estancada o en la misma tierra. La enfermedad, que no se transmite de persona a persona, se contagia al inhalar la bacteria cuando esta viaja en el interior de gotas de agua microscópicas que flotan en el aire. Al aspirarla, llega a los pulmones y se reproduce sin control. Por ello son las torres de refrigeración, fuentes y cualquier conducto de agua con salida a la atmósfera los focos que suelen causar los brotes de esta enfermedad.

La Generalitat recordó ayer que se puede beber sin ningún peligro el agua de los suministros públicos, tanto de los domicilios particulares como de las fuentes públicas. Asimismo, informó de que tampoco existe ningún riesgo por utilizar el agua de los conductos públicos para higiene personal o para cocinar.

La evolución de la dolencia, cuyo cuadro clínico es una infección pulmonar, como una neumonía o una pulmonía, suele ser favorable, aunque varía según los factores de riesgo de la persona afectada.

Los últimos casos registrados en Cataluña se remontan al mes de mayo de este año, cuando la Agencia de Salud Pública detectó tres casos de legionela en un hotel de Roses (Alt Empordà), que obligaron a cerrar el suministro de agua caliente del hospedaje. En agosto de 2013, otro brote de la enfermedad se saldó con 14 afectados en Granollers (Vallès Oriental) y varios municipios cercanos. Los mayores brotes registrados en España hasta la fecha han sido los de Murcia en 2001, con 600 afectados y seis muertos, y Alcalá de Henares (Madrid) en 1996, con 280 enfermos y 16 muertos.

 

Las cinco preguntas clave de la sesión de control

El Gobierno se ha enfrentado este miércoles a la segunda sesión de control del curso político. El presidente, Mariano Rajoy, ha sido el primero en responder a una batería de preguntas de los parlamentarios de la oposición. Le han seguido otros miembros del Ejecutivo: Soraya Sáenz de Santamaría, Alberto Ruiz-Gallardón y Cristóbal Montoro. Y en sus respuestas, por supuesto, no han faltado referencias al desafío soberanista de Artur Mas, a la Ley del aborto y al caso Pujol.

El referéndum escocés. El debate sobre los procesos soberanistas europeos apenas ha tardado dos minutos en irrumpir en el Hemiciclo. Aitor Esteban, diputado del PNV, ha abierto la veda con una pregunta al presidente: "¿Si en el referéndum escocés de mañana día 18 gana el , va su Gobierno a facilitar la integración de Escocia en la Unión Europea?". Una cuestión calificada por Rajoy como "muy bien formulada" porque, según él, en ella se "evidencia que si una parte del Estado se separa se convierte en un tercero respecto a la UE". Tras esta primera valoración, el jefe del Ejecutivo ha recalcado que los Veintiocho consideran "malos" los procesos soberanistas y que suponen "un torpedo en la línea de flotación de la Unión". Ha augurado, además, que los países comunitarios no afrontarían de buena gana la vuelta a la UE de las regiones independizadas: "Facilidades [para su reintegración], muy pocas".

De la reforma fiscal a la herencia recibida. Pedro Sánchez, que ha interpelado a Rajoy sobre el impacto de la reforma fiscal en la desigualdad de España, se ha encontrado con una respuesta del presidente que rememoraba la gestión del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Como la pasada semana. "La mayor desigualdad que se produjo en España fue cuando hubo un Gobierno que generó con su política económica 3,4 millones de parados, cuando provocó unas perdidas de 70.000 millones de euros en los ingresos del Estado", ha subrayado el líder de los populares, antes de remachar: "Eso es lo que estamos intentando superar". "Mi reforma fiscal es una reforma que baja la renta al 100% de los contribuyentes", ha añadido.

La Diada. La multitudinaria manifestación en Barcelona ha traído, de nuevo, el desafío soberanista a la sesión de control de este miércoles. Pere Macías, parlamentario de CiU, le ha preguntado al Gobierno por sus "conclusiones" tras la marcha del 11 de septiembre. Y ha sido Soraya Sáenz de Santamaría quien ha respondido: "El derecho de autodeterminación no está recogido en nuestra Constitución. Si algunos partidos quieren cambiarlo tienen que acogerse a los procedimientos democráticos. Porque votar es importante, pero especialmente importante es respetar lo que se ha votado". La vicepresidenta, en su intervención, ha remarcado también que "respetar la legalidad es lo que tenemos que hacer todos los gobernantes", después de que Junqueras llamase a la desobediencia civil si el Constitucional veta la consulta.

El aborto. "Es muy difícil saber dónde estaremos cada uno de nosotros hoy, mañana o dentro de un año". Con esas palabras, Alberto Ruiz-Gallardón ha abordado en el Congreso una pregunta directa del PSOE sobre la nueva Ley del Aborto impulsada por el departamento que encabeza, el Ministerio de Justicia. "¿Ha comprendido ya que no se debe legislar contra la libertad de las mujeres?", le ha dicho Carmen Montón, diputada socialista, después de que el ministro eludiese este martes contestar si el Gobierno se está planteando la retirada de la reforma. Gallardón ha preferido subrayar, en cambio, en la sesión de control que "profundas convicciones" han llevado al Ejecutivo a desarrollar este cambio legislativo.

El caso Pujol. Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, ha querido distanciar al Gobierno de los SMS enviados por el jefe del Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, en los que animaba a la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola a revelar los casos de corrupción que supuestamente se gestaron en el seno de la familia del expresidente de la Generalitat. "Nada tiene que ver con los procedimientos de la Agencia Tributaria", ha destacado el miembro del Gobierno, en respuesta a Joan Rangel, diputado del PSOE. El socialista le ha presentado al Ejecutivo la siguiente cuestión: "¿Conoció el Gobierno, antes de las declaraciones autoinculpatorias del expresidente de la Generalitat, la comisión de fraude fiscal por algún miembro de su familia". Y Montoro también ha lanzado otra pregunta al principal partido de la oposición: "¿Qué les parece que el anterior presidente de la Generalitat haya practicado una clandestinidad fiscal durante más de 30 años?".

El primo de Gallardón

El PP alegó principios morales para poner en marcha la reforma de la ley del aborto, ahora se acercan las elecciones y los votos no se pueden poner en riesgo

News supplied by
EL PAÍS: El periódico global en Español